Comunicado 27 septiembre 2020: Por una Política de Cuidados


English

El 27 de septiembre de 2020
Mujeres de Negro contra la guerra - Madrid
Invitamos
a reflexionar:


"Por una Política de Cuidados"

La primera señal de civilización en una cultura antigua es un fémur roto recuperado, porque nadie puede sobrevivir solo en la selva, en la naturaleza, el tiempo suficiente hasta que se resuelva la fractura si otra persona no le cuida
Margaret Mead, antropóloga

La pandemia del COVID-19 ha puesto de manifiesto nuestra vulnerabilidad porque el virus no sabe de fronteras ni continentes y puede afectarnos a todas las personas, pero sí sabe que hay clases sociales empobrecidas que son más frágiles y tienen menos medios, o ninguno, para cuidarse y protegerse.

De forma unánime, como sociedad, hemos sabido cuáles eran nuestras necesidades para resistir, para salir adelante; quiénes y cómo nos han cuidado, sin rehuir riesgos personales. Sentíamos prioritaria la solidaridad de todos con todas para salir de la crisis; queríamos salir reforzados como sociedad, y personalmente, y hacer realidad la protección de los más débiles.

Los cuidados, desde siempre en manos de las mujeres y tradicionalmente minusvalorados, han sido los protagonistas que nos han salvado y dado esperanzas en los momentos más aciagos de la primera ola de la pandemia. Para que esta actitud de dedicación, ternura, compasión, empatía, paciencia, gratitud, etc. no se pierda y nos enseñe a ser mejores, es necesario sacar los cuidados del ostracismo y que sean responsabilidad generalizada de mujeres y hombres. Nuestra sociedad no puede olvidar las vivencias que estamos teniendo ni las que hemos tenido durante los momentos más agudos de la pandemia del Covid-19, sino tenerlas muy presentes para poner los Cuidados en el centro de la Política y de las relaciones interpersonales, locales y globales.

Necesitamos una Salud Pública fuerte para prevenir la enfermedad, capaz de proteger, promover y restaurar la salud de toda la población. Consideramos imprescindible mejorar la salud laboral, ambiental, mental...para lo cual hay que actuar eficazmente ante los determinantes sociales de la salud para así reducir las desigualdades.

Denunciamos que la segunda ola de la pandemia haya llegado porque los y las dirigentes no han tomado y aplicado las medidas imprescindibles para prevenirla. Han continuado privatizando y deteriorando todo lo público, despilfarrando los escasos recursos que tenemos, sin priorizar la salud de la ciudadanía o la vuelta a las aulas.

Además, denunciamos a la Presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y gobernantes madrileños que criminalizan a las víctimas de la pandemia, muchas de ellas las mismas personas que han prestado, y continúan prestando, los servicios básicos que nos salvan y mantienen como sociedad y los valores que reivindicamos.


Mujeres de Negro NO QUEREMOS:

* Políticas que creen enemigos, conflictos y enfrentamientos y que dediquen nuestros recursos a instrumentos de guerra.

* Leyes ni prácticas que fomenten el miedo y la desconfianza que nos aislarían en una burbuja.

* Que los laboratorios, con la excusa de proteger la salud y las farmacéuticas, para aumentar las ganancias, especulen con la enfermedad y manipulen a los gobiernos.

* Que los dirigentes y los políticos prioricen sus intereses partidistas, sin importarles recurrir a la calumnia, al desprecio de los opositores...

* Que recurran a medidas o mensajes xenófobos y aporofóbicos


Insistimos en que NECESITAMOS que los gobiernos pongan la salud y la vida por encima de intereses espurios y se desarrolle una política feminista de cuidados que:

Nos enseñe a cuidar, desde los más cercanos a los más lejanos y revalorice los cuidados.

Consiga que los Derechos Humanos, sin olvidar los derechos de las mujeres, lleguen a toda la humanidad.

Proteja el ecosistema y el patrimonio cultural.

Cuide y potencie lo público de forma urgente y prioritaria, tras años de privatizaciones y deterioro.

Haga que la sociedad civil esté formada y organizada para dar respuesta a las situaciones de emergencia y así no se militaricen los cuidados.


Todas las personas debemos ser responsables y cuidarnos, tener presente que yo soy el otro y nosotras somos ellas. El Covid-19 va a estar tiempo aquí y podemos ir ganándole la partida si producimos el cambio social que nos haga mejores, cambio que nos hará sentir más seguros en la vulnerabilidad.


Gastos militares para sanidad y educación públicas, universales y de calidad, y para necesidades sociales.



Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *