Category Archives : COLOMBIA


CONVOCATORIA 27 noviembre 2016: LA PAZ DE COLOMBIA ES DEL PUEBLO


English                                   Français

El El 27 de noviembre de 2016, último domingo de mes
En la Plaza Mayor (junto al caballo), a las 12 horas
Mujeres de Negro contra la guerra - Madrid
Invitan
a una concentración de negro y en silencio:

LA PAZ DE COLOMBIA ES DEL PUEBLO

Queremos alzar nuestra voz para reclamar:

El proceso de paz en Colombia debe continuar porque la Paz es imparable.

Una paz sin discriminazión, sin racismo, sin pobreza, en democracia.

Deben tenerse en cuenta las voces de la sociedad civil, grupos activistas, comunidades y personas que llevan trabajando por la paz desde hace muchos años con una perspectiva feminista y antimilitarista

Hay que desmilitarizar el proceso de paz, que no debe dejarse en manos de todos los actores armados que han propiciado la guerra.

Solicitamos a la Comunidad Internacional y a las Naciones Unidas que continúe el acompañamiento al proceso de paz.

Expulsemos la guerra y la violencia
de la historia
y de nuestras vidas
C/ San Cosme y San Damián, Nº 24, 2º
28012 – Madrid

..................................................................................


LA PAZ DE COLOMBIA ES DEL PUEBLO

Después de 50 años de guerra -aunque no declarada como tal- con más de 250.00 muertos y 6 millones de desplazados, la paz de Colombia también debe pertenecer al pueblo.


Alcanzar la paz es un proceso largo y difícil que no debe detenerse en ninguno de sus pasos. Entre ellos reconsiderar el referéndum en el que el No a la paz ha ganado por un margen muy escaso. Y debe tener presente el sufrimiento y la violencia sufrida por la población civil, especialmente por los y las defensoras de los Derechos Humanos y activistas por la paz que han sido víctimas de amenazas, secuestros y asesinatos.

Nosotras queremos que se tengan en cuenta las voces que surgen desde la sociedad civil, grupos activistas, comunidades y personas que llevan trabajando por la paz desde hace muchos años con una perspectiva feminista y antimilitarista:


El proceso de paz no puede dejarse sólo en las manos de quienes han propiciado la guerra (las distintas guerrillas y el gobierno; e incluso los grupos paramilitares que nadie menciona). Hay que desmilitarizar el proceso de paz dando mayor participación a los actores no armados. La paz implica también la desmilitarización social, porque el que mató tiene el fusil en la mente.

Deshacer la lógica de la guerra no es una victoria de unos sobre otros, es un beneficio para todos.

Hay que sacar el proceso de paz de las posiciones políticas y electoralistas que intentan demostrar quién tiene más poder. Se debe contar con todos, tanto los partidarios del no como los del sí.

Reconocer el proceso de La Habana, sus avances y logros, y dar a conocer lo que cada parte ha cedido.

Rechazar el retorno a la guerra, el alto el fuego debe ser definitivo para alcanzar una paz sin discriminación, sin racismo, sin pobreza, en democracia. ¡La Paz es Imparable!

Mantener el proceso de paz con la óptica de la Justicia Transicional, que incluye el reconocimiento del daño cometido por todas las partes armadas, la reparación de los daños a las víctimas y su participación en el mismo proceso.

Tener en cuenta las experiencias constructoras de paz y otros proyectos locales que se han mantenido firmes en su deseo de paz durante el conflicto: las comunidades de paz, como San José de Apartadó; las múltiples iniciativas feministas y populares; las iniciativas afrocolombianas de paz y el movimiento de objetores de conciencia.

El proceso de paz debe incluir la perspectiva de los derechos humanos de las mujeres y las niñas, así como mantener los acuerdos que ya se han recogido en materia de enfoque de género. Es necesario construir la paz desde la perspectiva de las mujeres, descentralizando el poder, eliminando las prácticas patriarcales y militaristas, y buscar nuevas estrategias creativas, culturales, artísticas, ancestrales y pedagógicas. Las mujeres son importantes en el proceso porque inciden en la cultura de la noviolencia, de la reconciliación y de la convivencia como valores centrales de la sociedad.

Solicitar a la Comunidad Internacional y a las Naciones Unidas que continúe el acompañamiento al proceso de paz.

Nos negamos a aceptar la guerra como el destino de nuestros hijos e hijas.
Las mujeres y las niñas declaramos que la paz también es nuestra.”
(Ruta Pacífica de las Mujeres)


Artículos relacionados que nos han parecido interesantes:
- Actitudes hacia la paz, nuevo consenso y La Habana, de Carlos Martín Beristain
- ETA y las FARC o las lecciones del acuerdo colombiano, de Reyes Mate
- Colombia: las paces desde una perspectiva antimilitarista latinoamericana, de Pelao Carvallo
- Las mujeres y las niñas declaramos que la paz también es nuestra


CONVOCATORIA 25 septiembre 2016: ¡¿Seguridad y Defensa? #VergÜEnza!


English

El 25 de septiembre de 2016, último domingo de mes
En la Plaza Mayor (junto al caballo), a las 12 horas
Mujeres de Negro contra la guerra - Madrid
Invitan
a una concentración de negro y en silencio:

¡¿Seguridad y Defensa? #VergÜEnza!

Mujeres de Negro de Madrid queremos denunciar la Política de Seguridad y Defensa de la Unión Europea y la política exterior del Gobierno español.

Mujeres de Negro de Madrid contra la guerra

Exigimos un cambio urgente en las políticas de seguridad y defensa a nivel internacional. Pedimos unas políticas que permitan vivir con dignidad, y respeto de los Derechos Humanos en cualquier lugar del planeta.
Apoyamos las iniciativas de la sociedad civil que tienen como objetivo fomentar la convivencia y los Derechos Humanos a nivel local, regional y global para que estos algún día lleguen a ser universales.
Manifestamos nuestro apoyo a las ONG, colectivos y personas implicadas en el apoyo a las y los migrantes.
Expresamos la necesidad de buscar acciones contra el racismo y la xenofobia, integrando una perspectiva de género.

Expulsemos la guerra y la violencia
de la historia
y de nuestras vidas

C/ San Cosme y San Damián, Nº 24, 2º
28012 – Madrid
..................................................................................


¡¿Seguridad y Defensa? #vergÜEnza!

Mujeres de Negro de Madrid queremos denunciar la Política Común de Seguridad y Defensa de la Unión Europea y la política exterior del Gobierno español.

En estos momentos queremos tener presentes las causas de los desplazamientos humanos como son las guerras propiciadas por nuestros gobernantes en distintos países del planeta, por claros intereses de control y dominio, así como la política que realizan de apoyo a gobernantes que no respetan los Derechos Humanos. Creemos que la salida real y definitiva de los conflictos debe venir del cambio de valores en las políticas a todos los niveles incluido el internacional y de la necesaria participación de la sociedad civil. Creencia que está claramente confirmada y reforzada tras el desastre de las intervenciones militares realizadas hasta ahora.

Denunciamos la economía de guerra y los intereses económicos en los conflictos. Es inmoral e inaceptable que se tolere el sufrimiento de millones de personas para permitir que unas pocas empresas se enriquezcan aún más. No es aceptable que los presupuestos de defensa de muchos países, incluido el nuestro, se mantengan o incluso crezcan, cuando hay muchas necesidades sociales que cubrir, y en las que cada día se recorta más.

Nos preocupa la situación mundial, desde Turquía a Nicaragua, la guerra de Siria…Los golpes militares que han traído violaciones de los derechos humanos allí donde han tenido lugar. Donde el ejército ha tomado el control por al fuerza, la violencia ha sido institucionalizada y las sociedades que han sido testigos de los golpes han sido arrastradas en espirales de violencia.

Miramos con preocupación el crecimiento de los nacionalismos y los racismos en Europa.

Vivimos con esperanza el Proceso de paz en Colombia y la implicación de la sociedad civil y de las mujeres. Nos alegramos con nuestras compañeras de mujeres de negro colombianas.

Mujeres de Negro de Madrid contra la guerra:

Exigimos un cambio urgente en las políticas de seguridad y defensa a nivel internacional. Pedimos unas políticas que permitan vivir con dignidad, y respeto de los Derechos Humanos en cualquier lugar del planeta.

Exigimos la elaboración, por parte del gobierno y la Unión Europea de políticas migratorias más dignas y humanitarias.

Apoyamos las iniciativas de la sociedad civil que tienen como objetivo fomentar la convivencia y los Derechos Humanos a nivel local, regional y global para que estos algún día lleguen a ser universales.

Manifestamos nuestro apoyo a las ONG, colectivos y personas implicadas en el apoyo a las y los migrantes.

Expresamos la necesidad de buscar acciones contra el racismo y la xenofobia, integrando una perspectiva de género.

Nos solidarizamos con los pacifistas y objetores de conciencia turcos, que sabemos que están pasando por momentos de gran dolor y frustración.

Saquemos la guerra de la historia y de nuestras vidas


Charla con Leonardo Jiménez en La Malatesta

ACTO ANULADO. Leonardo ha salido hacia Colombia antes de lo previsto
¡¡¡DISCULPAS!!!


El próximo miércoles 13 de abril de 2016 a las 19h
Mujeres de Negro contra la guerra - Madrid
invita a:


Charla con Leonardo Jiménez, activista y documentalista de la Red Juvenil de Medellín

La charla tendrá lugar en la Librería La Malatesta
c/Jesús y María, 24, Madrid


Expulsemos la guerra y la violencia
de la historia
y de nuestras vidas
C/ San Cosme y San Damián, Nº 24, 2º
28012 – Madrid

CONVOCATORIA 27 ENERO 2013 – Nos unimos a las peticiones de las Mujeres por la Paz colombianas 1

English                             

El 27 de ENERO de 2013, último domingo de mes
En la Plaza Mayor (junto al caballo), a las 12 horas
Mujeres de Negro contra la guerra – Madrid
Invitan
a una concentración de negro y en silencio.

Conmemoramos el 30 de enero
Día Escolar de la Noviolencia y la Paz

Mujeres de la Red Internacional de Mujeres de Negro contra la guerra nos unimos a las peticiones de las Mujeres por la Paz colombianas, que:

Una vez más reafirman su compromiso ético y político con la construcción de la paz y una salida al conflicto social y armado.
Instan al gobierno y a la guerrilla a no dejar la Mesa de Diálogo sin alcanzar un acuerdo que ponga fin al conflicto colombiano.
Exigen ser protagonistas en el proceso de diálogo, en las decisiones que se tomen y en la construcción de la paz.

Es hora de parar la guerra

La llave de la paz también es nuestra.

Expulsemos la guerra y la violencia
de la historia
y de nuestras vidas

C/ San Cosme y San Damián, Nº 24, 2º
28012 – Madrid

……………………………………………………………………….

31 de enero
Día Escolar de la Noviolencia y la Paz

Colombia: Carta abierta a los participantes en la Mesa de Negociación

Numerosas mujeres pertenecientes a organizaciones y grupos de muy variados ámbitos y provenientes de todas las regiones de Colombia han unido sus voces en el colectivo Mujeres por la Paz. Desean así hacerse oír más fuerte pues a pesar de sus constantes movilizaciones en pro de salidas negociadas al conflicto no han visto reflejados sus análisis en los proceso de paz.

Una vez más reafirman su compromiso ético y político con la construcción de la paz y una salida al conflicto social y armado. Instan al gobierno y a la guerrilla a no dejar la Mesa de Diálogo sin alcanzar un acuerdo que ponga fin al conflicto colombiano. Exigen ser protagonistas en el proceso de diálogo, en las decisiones que se tomen y en la construcción de la paz; piden ser escuchadas para que se integren en la agenda las cuestiones relacionadas con los derechos de las mujeres; es necesaria una transformación de las relaciones de opresión y subordinación que viven: convertirse en agentes políticas, interlocutoras valoradas para facilitar la desaparición del pacto patriarcal. Es igualmente esencial que se debata el problema de la propiedad de la tierra para superar las injusticias que se viven en el sector rural así como garantizar el respeto a los territorios de las comunidades indígenas y afro. Un enfoque de los derechos para las mujeres facilitará el uso, propiedad y restitución de la tierra y podrá corregir décadas de inseguridad y violencia.

Nosotras, mujeres de la Red Internacional de Mujeres de Negro, nos unimos a las peticiones de todas las Mujeres por la Paz colombianas; sabemos de su empeño a lo largo de muchos años por la construcción de la paz en circunstancias muy difíciles y admiramos su valor y constancia. Una paz justa no se alcanzará sin contar con la participación de las mujeres.

Es hora de parar la guerra

La llave de la paz también es nuestra.


CONVOCATORIAS NOVIEMBRE 2011: APOYO A LAS MUJERES DE BUENAVENTURA

English  

Mujeres de Negro contra las guerras
Invitan
a concentrarse de negro y en silencio

EL 25 DE NOVIEMBRE a las 18h,

ante la Embajada de Colombia en Madrid
c/ General Martínez Campos, 48

El 27 DE NOVIEMBRE, último domingo de mes, a las 12h,

en la Plaza Mayor (junto al caballo)

En el día internacional contra la violencia hacia las mujeres

Denunciamos:
El feminicidio que se está produciendo en Buenaventura, Colombia, ciudad del Pacífico de afrodescendientes.

Pedimos:
Al gobierno de Colombia:
Voluntad política de legislar de forma urgente y efectiva contra la violencia que se ejerce en Colombia hacia las mujeres en general, y en especial contra las de Buenaventura.
A la Unión Europea y al Gobierno Español, que supediten sus relaciones con el Gobierno de Colombia a las consideraciones siguientes :
El respeto de los Derechos Humanos.
Poner fin a la impunidad de esta violencia contra las mujeres que denunciamos, cuyo máximo exponente es el feminicidio que se está produciendo en Buenaventura.

Expulsemos la guerra y la violencia
de la historia
y de nuestras vidas

C/ San Cosme y San Damián, Nº 24, 2º
28012 – Madrid

……………………………………………………………………….

Nuestro apoyo a las mujeres de Buenaventura en la conmemoración del 25 de noviembre

La Red de Mujeres de Negro contra la guerra celebramos el pasado mes de agosto en Bogotá, Colombia, el XV Encuentro Internacional, en el que participamos activistas de 15 países. Un grupo de internacionales y de la Ruta Pacifica (MdN de Colombia) fue a Buenaventura, ciudad del Pacífico de afrodescendientes donde se está produciendo un feminicidio.

La situación de Buenaventura es muy dura, especialmente para las mujeres, agravada por el abandono y la vulnerabilidad en la que vive esta población. A esto se suma la presencia en la zona de todos los actores armados (ejército, policía, narcotraficantes, paramilitares, y guerrilla) y son las mujeres las que sufren en sus cuerpos, en mayor medida, la prolongación del conflicto colombiano. Las relaciones familiares o afectivas que puedan tener con alguno de los actores armados las convierte en objetivo de todo tipo de violencias por parte de los enemigos de ese grupo: agresiones físicas y sexuales, tráfico para prostitución internacional y de niñas vírgenes, desplazamientos forzados, asesinatos y desapariciones. Además de ser repudiadas por sus familias en algunos casos.

A pesar de todo ello, las mujeres de Buenaventura resisten y han creado organizaciones para prevenir y denunciar las violencias y exigir el respeto de sus derechos, lo que conlleva la exigencia de que haya verdad, justicia y reparación.

EN LA CONMEMORACIÓN DEL 25 DE NOVIEMBRE, día internacional contra la violencia hacia las mujeres, la Red Internacional de Mujeres de Negro quiere visibilizar la situación de las mujeres de Buenaventura en particular, y de toda Colombia en general, así como la impunidad imperante para los actos de violencia contra ellas.

También resaltamos el trabajo que hacen algunas fiscales de Colombia que, pese a las amenazas que reciben, están llevando a término las denuncias de abusos y violencia contra las mujeres.

Desde Madrid nos sumamos a la campaña internacional de apoyo a las mujeres de Buenaventura y pedimos a la Unión Europea y al Gobierno Español que supediten sus relaciones con el Gobierno de Colombia a las consideraciones siguientes:

El respeto de los Derechos Humanos.

El desarrollo de una legislación que proteja, defienda e impulse la seguridad real de las mujeres.

Poner fin a la impunidad de esta violencia contra las mujeres que denunciamos, cuyo máximo exponente es el feminicidio que se está produciendo en Buenaventura.

Que propulse procesos de verdad, justicia y reparación.

Que cree políticas que dignifiquen la vida de la población afrodescendiente de Buenaventura, y en particular la de las mujeres.

Priorizar la vida no solo es la verdadera economía,
sino que es cuestión de justicia


CONVOCATORIA DE TERTULIA EN ENTREDÓS

CONVOCATORIA DE MUJERES DE NEGRO
Tertulia con Laura Badillo, de la Ruta Pacífica de Mujeres de Colombia,
organización que pertenece a la Red Internacional de Mujeres de Megro.
El viernes 27 de noviembre a las 20 horas,
en ¨Las Tertulianas¨ en Entredós.

Os queremos invitar a una tertulia
sólo para mujeres,
en la que hablará Laura Badillo, activista de Ruta Pacífica.

Las Tertulianas es un grupo de debate quincenal en el que se abordan, desde una perspectiva feminista, diferentes temas.

Fundación Entredós
c/ Marqués Viudo de Pontejos, 4 (metro SOL)
Madrid 28012
tel. 91 522 00 22
www.unapalabraotra.org/entredos


EJÉRCITO COLOMBIANO BAJO EL MANDATO ESPAÑOL


España operará en Afganistán con soldados del ejército colombiano, acusado de gravísimas violaciones de derechos humanos

La Plataforma Justicia por Colombia pide que se suspendan todo tipo de acuerdos militares del gobierno español con el Estado colombiano

A la vez que España confirma su alianza militar con Colombia, la ONU advierte que las ejecuciones extrajudiciales cometidas por el ejército colombiano no son aisladas y permanecen en la impunidad

Madrid, 2 de julio de 2009 .- La Ministra de Defensa española, Carme Chacón, ha confirmado ayer que unos 150 efectivos del ejército colombiano serán trasladados por Estados Unidos a Afganistán para incorporarse al contingente español que opera en este país. La confirmación de que militares colombianos estarán bajo mando español en Afganistán se hace pública tras la reunión de Chacón con el secretario de Defensa estadounidense, y unos días después de que el presidente de Colombia, Alvaro Uribe, hablara sobre esta colaboración militar en su reunión con Barack Obama. En un comunicado de la presidencia de Colombia se confirma que los soldados partirán a Afganistán “a través del apoyo de la Otan y por intermedio de las Fuerzas de España”.
España firma así una alianza militar con un ejército, el colombiano, que está acusado de gravísimas violaciones de derechos humanos por varias instituciones internacionales. Philip Alston, Relator Especial de Naciones Unidas para las ejecuciones arbitrarias, ha afirmado tras su misión a Colombia en este mes de junio que la versión de muchos miembros del gobierno colombiano que acusan de las ejecuciones extrajudiciales a algunas “manzanas podridas” dentro del ejército, “es insostenible. Las cantidades mismas de casos, su repartición geográfica y la diversidad de unidades militares implicadas, indican que éstas fueron llevadas a cabo de una manera más o menos sistemática, por una cantidad significativa de elementos dentro del ejército”.
El Relator de la ONU describe cómo “miembros del ejército matan al individuo. Luego se manipula el lugar de los hechos para que parezca que la persona fue dada de baja legítimamente en el fragor de un combate. A menudo se hace una fotografía en la que sale vistiendo uniforme de guerrillero con un arma o granada en la mano. Las víctimas suelen ser enterradas de manera anónima en fosas comunes, y los asesinos son premiados por los resultados conseguidos en la lucha contra la guerrilla”. Para Philip Alston, los “falsos positivos” constituyen en realidad “asesinato a sangre fría y premeditado de civiles inocentes, con fines de beneficio”. El relator señala en su informe preliminar que los militares hostigan sistemáticamente a los supervivientes (“esto forma parte de un patrón común”) y que a pesar de que el gobierno ha tomado medidas para parar y responder a estos homicidios, hay una preocupante brecha entre las políticas y la práctica, ya que la cantidad de enjuiciamientos por ejecuciones extrajudiciales sigue siendo muy baja y en algunas zonas “los jueces militares hacen caso omiso a los dictámenes de la Corte Constitucional”.
La Plataforma Justicia por Colombia lamenta que ésta sea la respuesta del gobierno español ante la calidad y cantidad de pruebas de los crímenes de lesa humanidad cometidos por la fuerza pública colombiana. Ante los informes de Naciones Unidas y de un sinnúmero de misiones internacionales y nacionales que han verificado la sistemática violación de los derechos humanos, la respuesta del gobierno español no puede ser otra que la inmediata suspensión de todo tipo de acuerdo militar con Colombia. De lo contrario, el mensaje que en nombre de España da el gobierno de Rodríguez Zapatero al mundo es que los torturas, las desapariciones forzadas, las matanzas, el paramilitarismo, las ejecuciones extrajudiciales y la impunidad son medios eficaces de inserción en la comunidad internacional. Ninguna credibilidad del discurso de los derechos humanos podría sostenerse si continúan y se amplían los convenios de colaboración militar con estructuras responsables de miles de crímenes que ofenden la conciencia ética de la humanidad.

Para más información:
Plataforma Justicia por Colombia.
La Plataforma Justicia por Colombia está integrada por la Comisión de Ayuda al Refugiado (CEAR), Paz con Dignidad, Instituto de Estudios Políticos para América Latina y África (IEPALA), Mundubat, la Fundación Madrid Paz y Solidaridad de CC.OO. y el Comité de Solidaridad Óscar Romero Madrid.


VERDAD, JUSTICIA Y REPARACIÓN INTEGRAL, por RUTA PACÍFICA

Verdad, Justicia y Reparación INTEGRAL:
Una deuda pendiente con las mujeres víctimas de las violencias
por Ruta Pacífica

Bogotá, junio 25 de 2009

Hemos llegado hasta aquí para reafirmar que las mujeres no renunciaremos a nuestra verdad, a esa que conoce y comprende los hechos que nos volvieron víctimas, a esa verdad que devela los crímenes cometidos contra nosotras en la guerra y en la paz, en los espacios públicos y privados. No renunciaremos a la verdad que muestra la utilización de nuestros cuerpos como botín de los guerreros. Nuestra verdad hace visible el daño irreparable que han tenido estos crímenes en nosotras y en el conjunto de la sociedad.
Hoy las mujeres venimos a ratificar que no renunciamos a la justicia. Una Justicia para nosotras está ligada a que se nos garantice la libertad y la autonomía, el reconocimiento y la distribución. Hoy demandamos que la sociedad y la justicia no normalicen las violencias que se ejercen contra nosotras, demandamos salir de la impunidad permanente y reafirmamos nuestra voluntad de no dejar impunes los crímenes, de pronunciarnos contra la guerra y la barbarie, de movilizarnos para que el miedo y la impotencia no nos paralicen.
Para las mujeres la reparación tiene como fundamento el establecimiento de la verdad, así como el reconocimiento de los crímenes que históricamente el patriarcado ha ejercido sobre nuestros cuerpos. En el marco del conflicto armado, además de la verdad, la sanción a los perpetradores y la obligación de preservar la Memoria Histórica, la reparación debe incluir la restitución de derechos históricamente negados y que nos reconozcan como ciudadanas sujetas plenas de derechos.
Las mujeres estamos convencidas que no hay futuro posible sin memoria y no habrá paz sin memoria. Sin memoria los crímenes olvidados amenazan siempre con repetirse. La obligación de recordar hace que nos reconozcamos, que sepamos que si una mujer es víctima, todas somos víctimas potenciales.
A cuatro años de la implementación de la Ley de Justicia y Paz (Ley 975/2005) que sirvió de marco jurídico para el proceso de negociación, desarme, desmovilización y reinserción de los paramilitares en Colombia, la Ruta Pacífica de las Mujeres, la Corporación Vamos Mujer, la Casa de la Mujer y Funsarep, señalan que:
• Los derechos de las mujeres víctimas a la Verdad, la Justicia y la Reparación Integral continúan siendo una deuda pendiente del Estado Colombiano en cumplimiento de su deber constitucional y los tratados internacionales que ha suscrito.
• Las violencias perpetradas contra las mujeres producto de las relaciones de subordinación y opresión no es un problema reciente, sino una victimización y discriminación histórica contra éstas, que se inserta en la existencia misma del patriarcado, y las pone en situación de mayor vulnerabilidad en una sociedad en guerra.
• Las violencias contra las mujeres en el contexto del conflicto por parte de los actores armados estatales e ilegales, se suman a las historias de violencias sufridas por ellas en el ámbito privado. Esto hace visible el continuum de violencia que nos lleva a afirmar que el cuerpo de las mujeres es el lugar del ejercicio del poder del patriarcado.
Ante dicha realidad, los caminos en la búsqueda de la verdad, el acceso a la justicia y la reparación en un contexto social y político que no reconoce a las mujeres como víctimas históricas y sujetas de derechos, han estado llenos de obstáculos y dificultades:
• El reconocimiento de las mujeres como víctimas no nos está dado en el contexto de un sistema jurídico y social construido desde una visión patriarcal.
• La impunidad sistemática permite la repetición crónica de los hechos y expone a las víctimas a una indefensión total.
• La violencia contra las mujeres no es un asunto prioritario del sistema de justicia.
• La ley de Justicia y Paz, privilegia sólo la verdad judicial y la voz de los victimarios. El Esclarecimiento Histórico con la verdad de las mujeres víctimas no es un asunto prioritario.
• La extradición de los comandantes paramilitares limita aún más los derechos a la verdad, la justicia y la reparación para las mujeres.
• La reparación reducida a la indemnización económica es para muchas víctimas sobrevivientes, una ofensa contra la dignidad de las víctimas ausentes y de sí mismas.
Las mujeres aquí presentes vindicamos y exigimos:
• Al Estado colombiano el cumplimiento de la debida diligencia. Compromiso que ha adquirido como Estado parte y firmante de tratados internacionales como la Convención de eliminación de todas las formas de violencia contra las mujeres (Convención Belem Do Pará), la Convención para la eliminación de la discriminación en contra de las mujeres (CEDAW) y el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional.
• La formulación de una política pública de reparación integral, para las mujeres víctimas, en la cual se incluya atención psicosocial y jurídica como un deber de obligatorio cumplimiento por parte del Estado y los gobiernos departamentales y locales.
• El reconocimiento de las mujeres como sujetas del derecho a la propiedad de la Tierra y la vivienda, mecanismos de restitución y redistribución de tierras que las incluya; así como de reformas urbanas que hagan posible la ciudad para las mujeres en situación de desplazamiento, y sus familias, que no pueden retornar a sus tierras.
• La inclusión en los presupuestos públicos locales y departamentales de rubros específicos dirigidos al cumplimiento de las órdenes contenidas en el Auto 092 de 2008.
• Construcción de sistemas de información idóneos que permitan dar cuenta de la magnitud, gravedad y especificidad de las violencias contra las mujeres, para la aplicación de la justicia y el diseño de políticas públicas acordes a la realidad.
• Que la Defensoría Pública apropie recursos para la asistencia jurídica a las mujeres víctimas, para que no esté en manos de defensores de oficio, sino en Defensores y Defensoras Públicos que tengan el entrenamiento requerido para ésta.
• Que la Fiscalía General de la Nación, particularmente de la Unidad de Justicia y Paz, investigar los delitos contra las mujeres, indagar en las versiones libres, explícitamente por la violación de los sus derechos; que los interrogantes de las mujeres víctimas sean incluidas en el acervo probatorio, y se impida la revictimización de las mismas por parte de los operadores de justicia.
• Demandamos de la CNRR, el seguimiento al cumplimiento de los estándares internacionales en materia de verdad justicia y reparación, y las demandas aquí presentadas por las mujeres.
• Instamos al Estado, los medios de comunicación y la sociedad en general a reconocer, visibilizar y apoyar decididamente a las mujeres víctimas sobrevivientes en la reconstrucción de sus proyectos de vida. Ellas no puede ser estigmatizadas y tratadas como mendigas, sino como Sujetas con Dignidad.
• Exigimos a los Medios de Comunicación un tratamiento respetuoso de las Mujeres, la eliminación de los estereotipos de género que culpabilizan y responsabilizan a las mujeres de las violencias acaecidas contra ellas; el reconocimiento de nuestro papel como actoras políticas en la construcción de paz y las historias de resistencias de las mujeres en el país.
Finalmente, a la comunidad internacional y al Movimiento de Víctimas los convocamos a no desfallecer en sus esfuerzos para contribuir en el esclarecimiento de la verdad y la memoria histórica, y visibilizar los crímenes cometidos contra las mujeres.
Las mujeres víctimas de desaparición forzada no renunciaremos al derecho a encontrarlos, nos negamos a aceptar la “muerte presunta” de nuestros seres queridos para obtener la Reparación.
Como Movimiento Feminista y como Mujeres no renunciaremos a nuestros derechos de Verdad, Justicia y Reparación Integral y a nuestro ejercicio ciudadano de control político a las acciones del Estado en materia de garantizarle a las mujeres estos derechos.


CONVOCATORIA 29 DE SEPTIEMBRE DE 2008: ANTE LOS ASESINATOS EN COLOMBIA DE UNA INTEGRANTE DE LA RUTA PACÍFICA DE MUJERES Y DE LA RED INTERNACIONAL MDN

Mujeres de Negro contra la guerra – de Madrid-

Ante los asesinatos en Colombia de la integrante de la Ruta Pacífica de Mujeres y de la Red Internacional de Mujeres de Negro,
de
Olga Marian Vergara
su hijo, su nuera y su nieto de cinco años

Convocan a una concentración el lunes 29 de septiembre, de 18 h a 19h
delante de la
Embajada de Colombia en España
Pº Martínez Campos, nº 48 – 28010 Madrid

de negro y en silencio

Para manifestar públicamente:

 nuestro apoyo a la familia y a las mujeres de la Ruta
 nuestro dolor y repulsa por los asesinatos
Entregar una carta al Embajador, Sr. Don Carlos Rodado Noriega pidiendo:
 que se investigue y determine los móviles de lo sucedido
 que los asesinatos no queden impunes.

Junto a la Ruta Pacífica manifestamos:

“Nuestro interés es establecer un compromiso ético y político para terminar con la impunidad y la permisividad social acerca de las violencias que se ejerce contra las mujeres y más en la situación de conflicto que enfrenta Colombia”.

Women in Black Against War (Madrid)
In view of the assassinations in Colombia of a member of the Ruta Pacifica
de Mujeres and of the International Network of Women in Black
Olga Marina Vergara
her son, her daughter-in-law and five-year-old grandson,
we call a vigil on Monday 29 September, from 1800-1900
in front of the
Embassy of Colombia in Spain
Pº Martinez Campos, nº 48 – 28010 Madrid
in black and in silence
To publicly declare:
 our support for the family and the women of the Ruta
 our grief and rejection of the assassinations
To deliver a letter to the Ambassador, Sr. Don Carlos Rodado Noriega, requesting:
 that these happenings be investigated and the motive determined
 that these assassinations not remain in impunity.

Joining with the Ruta Pacifica, we declare:
Our interest is to establish a political and ethical commitment to draw an end to impunity and social permissiveness regarding violence against women, which is intensified in the conflict Colombia confronts”.

Femmes en Noir contre la guerre (Madrid)
Vu l’assassinat en Colombie d’une membre de Ruta Pacifica de Mujeres et du Réseau international des Femmes en Noir, Olga Marina Vergara, et de son fils, sa belle-fille et son petit fils,
nous appelons à une vigie le lundi 29 septembre, de 18 à 19h devant l’ambassade de Colombie en Espagne : Pª Martinez Campos, nª48 Madrid
Pour exprimer publiquement notre soutien à la famille et aux femmes de Ruta Pacifica de Mujeres, notre chagrin et notre rejet de ces assassinats.
Pour remettre une lettre à l’Ambassadeur, Sr. Don Carlos Rodado Noriega, exigeant :
- que ces événements soient investigués et les motifs déterminés pour que ces assassinats ne restent pas impunis.
• En nous joignant à Ruta Pacifica, nous déclarons :
« Nous cherchons à établir un engagement politique et éthique pour mettre fin à l’impunité et la permissivité sociales concernant la violence contre les femmes qui s’intensifie dans le conflit auquel la Colombie est confronté »


CONVOCATORIA 27 DE ABRIL DE 2008: ANTE EL CONFLICTO ARMADO EN COLOMBIA

Mayor (junto al caballo), a las 12 horas
Mujeres de Negro invita a una concentración de negro y en silencio.
EL 27 DE ABRIL ANTE EL CONFLICTO ARMADO EN COLOMBIA

El conflicto armado afecta en general la vida de la población, tiene efectos particulares sobre las vidas de las mujeres, jóvenes y niñas en la medida en que las formas de discriminación y violencia de género se exacerban y recrudecen en medio del conflicto.

MUJERES DE NEGRO CONTRA LA GUERRA-DE MADRID
Pedimos:
Al Gobierno Español que aplique la cláusula de condicionalidad en materia de derechos humanos para sus acuerdos comerciales. Rechazamos todo tipo de cooperación y acuerdos de carácter militar o venta de armamento.
Al gobierno colombiano, que ponga fin a la militarización social que vive ese país y que cumpla sus obligaciones; y mostrar la voluntad para alcanzar un acuerdo humanitario.
A las guerrillas que cesen en la utilización del secuestro y las violaciones sexuales como armas de guerra, y que muestren su voluntad política por llegar a una salida política y negociada al conflicto, para que cese la degradación y el impacto negativo sobre la población civil.
Expulsemos la guerra y la violencia de la historia y de nuestras vidas.

C/ San Cosme y San Damián, Nº 24, 2º
28012 – Madrid

COMUNICADO
Mujeres de Negro contra la Guerra de Madrid ante el Conflicto armado de Colombia
Colombia es un país con mucha riqueza natural y cultural, ocupando una posición geográfica privilegiada en América Latina. En medio de la imposición de una economía neoliberal y la construcción de grandes megaproyectos de infraestructura, se han profundizado las asimetrías en su población, generando una mayor vulnerabilidad y desigualdad de oportunidades.
Hace más de 50 años libra un conflicto armado, con unas profundas raíces sociales, económicas políticas y culturales. Todas las partes en el conflicto –Fuerza Pública, grupos paramilitares y grupos guerrilleros– cometen violaciones de los derechos humanos e infracciones al Derecho Internacional Humanitario.
Muchas de las ayudas internacionales, lejos de resolver el conflicto y parar el narcotráfico, agudizan la guerra y el deterioro de las condiciones de vida de la población que está siendo fumigada, masacrada, secuestrada y desterrada de sus territorios. En los últimos veinte años, el conflicto ha cobrado la vida de al menos 70.000 personas, la gran mayoría de las cuales eran civiles que no tomaban parte en las hostilidades, además de causar más de tres millones de personas desplazadas (refugiadas) internamente, cientos de personas secuestradas y miles de personas desaparecidas forzadas.
En el contexto actual, el gobierno del Sr. Uribe con su política de Seguridad Democrática, ha adoptado una serie de medidas que privilegian y fortalecen el poder militar en detrimento de las instituciones civiles. Dicha política ha contribuido a empeorar su situación de inseguridad por la creciente militarización de la vida civil y, lo que es peor, les presiona a involucrarse en el conflicto por parte de los actores armados –incluido el ejército.
El conflicto armado tiene efectos particulares sobre las vidas de las mujeres, jóvenes y niñas en la medida en que las formas de discriminación y violencia de género se exacerban y recrudecen en medio del conflicto. Además de todas las formas y métodos de tortura aplicados al conjunto de la población, las mujeres sufren humillaciones y violaciones particulares relacionadas con su pertenencia de género. Están sometidas a la intimidación, al maltrato y la amenaza. Las madres y esposas que ven asesinar a sus maridos o hijos, son testigos de hecho y se convierten en objetivo militar para que no delaten, ni exijan justicia,; se criminaliza a las organizaciones de mujeres en diversas regiones del país; aumenta la violencia sexual en sus diversas formas, práctica utilizada por todos los actores armados. El pasado 6 de marzo fueron amenazas 15 mujeres activistas de Derechos Humanos tras una movilización nacional en solidaridad con las víctimas. Esto ha profundizado la crisis humanitaria.
El desplazamiento forzado tiene rostro femenino, las mujeres y la infancia representan el 70% de la población desplazada, de los cuales el 51% son madres cabeza de familia (la gran mayoría de víctimas son hombres). Todos los derechos humanos de la población desplazada están siendo sistemáticamente vulnerados.
En medio de los contrastes de Colombia y la barbarie de la guerra, miles de mujeres campesinas, urbanas, indígenas, afrodescendientes, profesionales, jóvenes, académicas, sindicalistas, feministas vencieron el miedo y han constituido un gran movimiento social de mujeres contra la guerra.
Mujeres de Negro contra la guerra apoyamos el Movimiento Social de Mujeres por la Paz, convencidas de la imperiosa necesidad de un acuerdo humanitario y una salida negociada al conflicto social y armado, solo es posible con la participación activa de estas mujeres. Por ello, demandamos:
Al Gobierno Español que aplique la cláusula de condicionalidad en materia de derechos humanos para sus acuerdos comerciales. Rechazamos todo tipo de cooperación y acuerdos de carácter militar o venta de armamento.
A los medios de comunicación, especialmente al grupo PRISA y Planeta, que no instrumentalicen y manipulen la realidad colombiana y cumplan con la ética periodista. Que no invisibilicen el trabajo del Movimiento Social de Mujeres.
Al Gobierno Colombiano, que ponga fin a la militarización social que vive este país, esto polariza y agudiza la guerra en detrimento de su Derecho al Desarrollo, la Justicia y la Libertad. Que cumpla con sus obligaciones y facilite la negociación política para alcanzar la paz, basada en procesos de verdad, justicia y reparación, teniendo en cuenta la participación de las mujeres de acuerdo a la resolución 1325 de Naciones Unidas. Un buen inicio es mostrar la voluntad para alcanzar un acuerdo humanitario.
A las guerrillas que cesen en la utilización del secuestro y las violaciones sexuales como armas de guerra, y que muestren su voluntad política por llegar a una salida política y negociada al conflicto, para que cese la degradación y el impacto negativo sobre la población civil.
Las mujeres no parimos hijos e hijas para la guerra

CONVOCATION OF WOMEN IN BLACK OF MADRID
The last Sunday of the month in the Plaza Mayor (next to the horse statue) At 12:00 noon
Women in Black invite you to a gathering in black and in silence.
APRIL 27 FACING THE ARMED CONFLICT IN COLOMBIA
The armed conflict affects the lives of the people in a general way and has particular impacts on the lives of women and female adolescents and children in that the forms of gender discrimination and violence are exacerbated in the midst of the conflict.

WOMEN IN BLACK OF MADRID
Ask of:
The government of Spain to apply the conditionality clause regarding human rights in their treaties regarding commerce and trade. We reject all manner of military cooperation and agreements and sale of arms.
The government of Colombia to put an end to the social militarization the country is experiencing and to fulfill its obligations and demonstrate the will to reach a humanitarian accord.
The guerrillas to stop the utilization of kidnapping and sexual violations as weapons of war and to demonstrate their will to achieve a political negotiated outcome to the conflict in order to draw a halt to the deteriorating conditions and negative impact on the civil population.

Let us expel war and violence from history and from our lives.

Women in Black Against War – Madrid facing the ARMED CONFLICT IN COLOMBIA

COMUNIQUE WIB

Colombia is a country rich in culture and natural resources and scenic beauty occupying a privileged geographical position in Latin America. Caught up in the imposition of a neo-liberal economy and the construction of mega-projects for infrastructure, growing imbalances in the population have been profound, generating increasing vulnerability and inequality of opportunity.
Over 50 years ago, an armed conflict broke out flamed by deep social, economic, political and cultural roots. All parties to the conflict — Public Forces, paramilitary groups, guerrilla groups – commit human rights violations and infractions of International Humanitarian Law.
Much of the international assistance, far from resolving the conflict and stopping drug-trafficking, intensifies the war and the deterioration of the conditions of life of the population, who are being fumigated, massacred, kidnapped and displaced from their land. In the last 20 years, the conflict has taken the lives of at least 70,000 persons, the great majority of whom were civilians who were taking no part in the hostilities. In addition, 3,00,000 people have been internally displaced, hundreds kidnapped and thousands forcibly disappeared.
At present, the government of Mr. Uribe, with his policy of Democratic Security, has adopted a series of measures that privilege and strengthen military power to the detriment of civil institutions. Said policy has contributed to worsening a situation of insecurity because of the growing militarization of civilian life and, what is worse, puts the pressure on them to become involved in the conflict on the side of the armed actors, the Army included.
The armed conflict has special effects on the lives of women and female adolescents and children in that the forms of gender discrimination and violence are exacerbated and intensified in the midst of the conflict. In addition to the forms and methods of torture applied to the populace in general, women suffer special humiliations and violations related to their gender. They are subjected to intimidation, maltreatment and threats. Mothers and wives who see their husbands or sons assassinated are witnesses to these atrocities and become targets of the military in order to forestall their denouncing the facts or demanding justice. In various parts of the country, women’s organizations are accused of criminal activity. Sexual violence in its various forms increases, a practice used by all the armed actors. This past 6 March, 15 female human rights activists were threatened after a national mobilization in solidarity with the victims, and this has resulted in a deepening of the humanitarian crisis.
Forced displacement is largely feminine with women and infants representing 70% of the displaced persons, of whom 51% are mothers who are head of household (the great majority of victims being men). All the human rights of the displaced persons are being systematically violated.
Amid the contrasts in Colombia and the savagery of war, thousands of women, both rural and urban, indigenous women and women of African descent, professionals, academics, members of labor unions and feminists have overcome fear and created a great social movement of women against war.
WOMEN IN BLACK AGAINST WAR support the Social Movement of Women for Peace, as we are convinced that a humanitarian accord and a negotiated outcome to the social and armed conflict is imperative and is possible only with the active participation of these women. For this reason, we demand:
-That the government of Spain apply the conditionality clause regarding human rights in treaties on commerce and trade. We reject all manner of military cooperation and sale of arms.
-That the media, especially PRISA y Planeta, not manipulate the facts of the reality of Colombia and that they fulfill their journalistic duties in an ethical manner and not disregard reporting on the work of the Social Movement of Women.
-That the government of Colombia put an end to the social militarization the country is experiencing, which polarizes and intensifies the war to the detriment of the Right to Development, Justice and Liberty . And we demand that the government comply with its obligations and facilitate political negotiation to achieve peace, based on truth, justice and reparation, and taking into account the participation of women as set forth in UN Resolution 1325. A good start is to demonstrate the will to reach a humanitarian accord.
-That the guerrillas cease the utilization of kidnapping and sexual violations as weapons of war and that they demonstrate their will to achieve a political and negotiated outcome to the conflict in order to draw a halt to deteriorating conditions and the negative impact on the civil population.

We women do not bear sons and daughters for war.

Madrid, 27 april 2008

Translation: Trisha Novak, USA

CONVOCATION DES FEMMES EN NOIR DE MADRID
Le dernier dimanche du mois à la Plaza Mayor (près de la statue équestre, le cheval) à 12,00 h
Les Femmes en Noir vous invitent à un rassemblement en noir et en silence
le 27 AVRIL FACE AU CONFLIT ARME EN COLOMBIE
Le conflit armé affecte la vie des gens de manière générale et a un impact particulier sur les femmes, les adolescentes et les petites filles car les formes de discrimination de genre et de violence sont exacerbées au sein de ce conflit.

FEMMES EN NOIR DE MADRID
Demandent que
-Le gouvernement d’Espagne applique la clause conditionnelle concernant les droits humains dans leurs traités sur le commerce et les échanges. Nous rejetons toute espèce de opération et d’accords militaires et la vente d’armes.
-Le gouvernement de Colombie mette fin à la militarisation sociale que connaît le pays et remplisse ses obligations et démontre la volonté d’arriver à un accord humanitaire.
-Les guérillas cessent d’utiliser des kidnappings et des violations sexuelles comme armes de guerre et démontrent leur volonté de réaliser une issue politiquement négociée au conflit afin de mettre fin aux conditions de détérioration et à l’impact négatif sur la population civile.

Expulsons la guerre et la violence de l’histoire et de nos vies.

COMMUNIQUE
Femmes en Noir contre la guerre – Madrid
face AU CONFLIT ARME EN COLOMBIE

La Colombie est un pays riche par sa culture, ses ressources naturelles et sa beauté paysagère, occupant une position géographique privilégiée en Amérique latine. Prise dans l’imposition d’une économie néolibérale et la construction de méga-projets pour l’infrastructure, le déséquilibre croissant pour la population a été profond, générant la vulnérabilité et une inégalité d’opportunités.
Il y a plus de 50 ans, un conflit armé a éclaté alimenté par des racines sociales, économiques, politiques et culturelles profondes. Toutes les parties dans le conflit – les forces publiques, les groupes paramilitaires, les groupes de guérilla – commettent des violations des droits humains et des infractions au droit humanitaire international.
Une grande partie de l’assistance internationale, loin de résoudre le conflit et d’arrêter le trafic de drogue, intensifie la guerre et la détérioration des conditions de vie de la population, qui est fumiguée, massacrée, kidnappée et déplacée de leurs terres. Dans les 20 dernières années, le conflit a coûté la vie à au moins 70.000 personnes, dont une grande majorité de civils qui ne prenaient pas part aux hostilités. De plus, 3.000.000 de personnes ont été déplacées à l’intérieur, des centaines kidnappées et des milliers ont disparu de force.
A présent, le gouvernement de Mr Uribe, avec sa politique de Sécurité démocratique, série de mesures qui privilégient et renforcent le pouvoir militaire au détriment des institutions civiles. La dite politique a contribué à empirer une situation d’insécurité à cause de l’augmentation de la militarisation de la vie civile et, ce qui est pire, en mettant la pression sur elle pour s’impliquer dans le conflit aux côtés des acteurs armés, y compris l’Armée.
Le conflit armé a des effets spéciaux sur la vie des femmes, des adolescentes et des petites filles car les formes de discrimination de genre et de violence sont exacerbées et intensifiées au milieu de ce conflit. De plus, par les formes et méthodes de torture appliquées de manière générale à la population, les femmes subissent des humiliations et des violations liées au genre. Elles sont l’objet d’intimidations, de mauvais traitements et de menaces. Des mères et des épouses qui voient leurs maris ou leurs fils assassinés sont des témoins de ces atrocités et deviennent des cibles de l’armée pour prévenir qu’elles dénoncent les faits ou réclament justice. Dans différentes parties du pays, des organisations de femmes sont accusées d’activité criminelle. La violence sexuelle sous ses différentes formes augmente, une pratique utilisée par tous les acteurs armés. Le 6 mars dernier, 15 militantes des droits humains ont été menacées après une mobilisation nationale en solidarité avec les victimes, ce qui a eu pour résultat un approfondissement de la crise humanitaire.
Le déplacement forcé est largement féminin avec des femmes et des enfants en bas âge représentant 70% des personnes déplacées, dont 51% sont des mères cheffes de famille (la grande majorité des victimes étant des hommes). Tous les droits humains des personnes déplacées sont violés systématiquement.
Au milieu des contrastes en Colombie et la sauvagerie de la guerre, des milliers de femmes, à la fois rurales et urbaines, indigènes et de descendance africaine, professionnelles et universitaires, membres de syndicats et féministes ont surmonté leur peur et créé un grand mouvement social de femmes contre la guerre.
LES FEMMES EN NOIR CONTRE LA GUERRE apportent leur soutien au Mouvement social des Femmes pour la Paix, car nous sommes convaincues qu’un accord humanitaire et une issue négociée au conflit social et armé sont impératifs et possibles uniquement avec la participation active de ces femmes. Pour cette raison, nous réclamons que
Le gouvernement d’Espagne applique la clause conditionnelle concernant les droits humains dans les traités sur le commerce et les échanges. Nous rejetons toute espèce de opération et de vente d’armes.
Les médias, et spécialement PRISA et Planeta ne manipulent pas les faits de la réalité colombienne et qu’ils remplissent leur devoir journalistique de manière éthique qu’ils ne négligent pas de rapporter le travail du Mouvement social des femmes.
Le gouvernement de Colombie mette fin à la militarisation sociale que connaît le pays, qui polarise et intensifie la guerre au détriment des Droits au développement, la Justice et nous exigeons que le gouvernement remplisse ses obligations et facilite une négociation politique pour arriver une paix basée sur la vérité, la justice et la réparation et prenne en compte la participation des femmes telle qu’elle est prévue par la Résolution 1325 de l’ONU. Un bon début est de démontrer la volonté d’atteindre un accord humanitaire.
Les guérillas cessent d’utiliser des kidnappings et des violations sexuelles comme armes de guerre et démontrent leur volonté de réaliser une issue politique et négociée au conflit afin de mettre fin aux conditions de détérioration et à l’impact négatif sur la population civile.

Nous, femmes, ne donnons pas naissance à des fils pour la guerre.
Madrid, 27 avril 2008
Traduction de l’espagnol en anglais de Trisha Novak, USA

Traduction de l’anglais en français d’Edith R. Belgique